martes, 11 de septiembre de 2007

Masculinidad y Compromiso


¿Cuántas veces te ha pasado o has sabido de relaciones que marchan "viento en popa", con proyectos de convivencia o matrimonio y que, de pronto, él se pone extraño y distante, deja de hablar, "desaparece de a poco" y cuando logras conversar, te dice que no sabe lo que le pasa y que "necesita tiempo"? Así, tú quedas sin explicaciones ?pues además asegura que el problema no eres tú?, hablas con tus amigos y te dicen que esperes, que ya se le pasará...pero algo en ti sabe que no será fácil y que el asunto tiene mal pronóstico.

Pasan los días y lo que mejor se acerca a una explicación viene de tus amigos: "Es que es hombre y no puede con el compromiso". Pero, ¿será tan así? En algunos casos quizás, ¿pero en otros? no es tan claro.

Sigue Leyendo lo mejor, pincha acá...
Los hombres, al igual que nosotras, sí quieren comprometerse y llevar una vida estable y feliz con la mujer que aman. Pero lo que los aterroriza no es el compromiso como tal, sino el "compromiso de mantener la imagen masculina de por vida".

Desde niños han sido educados en la "masculinidad", la que tiene la condicionante histórica de una imagen fuerte, reservada y en la que no se demuestra abiertamente dolor, temor e incluso, a veces, hasta la felicidad, ya que todas estas emociones ellos las mal relacionan con debilidad. Y han pasado tantos años obviando sus sentimientos que, cuando son adultos, se les ha "atrofiado" su expresión emocional a tal punto que les cuesta llegar a identificarla. Pero no por eso dejan de sentir, y cuando lo hacen el grado de confusión los bloquea, reaccionando de forma exagerada frente a la "amenaza de lo no identificable".

En la consulta de sicoterapia, si resumimos livianamente el papel de las mujeres cuando hablan de sus parejas, la mayoría juega el rol de la que sufre, resiste y espera a que él se decida; mientras a ellos les cae el papel del fuerte, distante, poco dado a conversar de temas de pareja y de quien toma las decisiones sobre la relación de forma muy lenta y titubeante, dejándote siempre sumida en la duda de si te ama y si se la jugará por ti.

Es interesante observar también que el "mango de la sartén" se lo pasas a él y muchas veces ni te preguntas qué es lo que realmente quieres y si él te lo puede dar. Así, cada llamada telefónica, invitación, presentación de sus padres o amigos lo ves como "un triunfo" y una demostración de compromiso... Pero somos nosotras quienes seguimos reforzándolos acerca del poder de decisión cuando ponemos "el mango de la sartén" en sus manos, y lo peor es que los apremiamos en una situación que no manejan bien, como la toma de decisiones en las relaciones de pareja.

Debemos comprender que ellos no son tan fuertes ni tan seguros y que los seguimos presionando para que "se comporten como hombres". Por lo tanto, tenemos nosotras que cambiar nuestra inconsciente parte machista.

La presión de los hombres por "demostrar" masculinidad les impide mostrarse y nos impide a nosotras conocerlos tal cual son. Ellos tienen el mismo temor a quedarse solos, a ser heridos, dejados de lado, y necesitan tanto amor como todo el mundo.

Por lo tanto, lo que los hace muchas veces salir huyendo no es el compromiso sino la presión que ejerces sobre ellos, sin darte cuenta, de que sea él quien "lleve la batuta", del fuerte, del que debe estar siempre claro y acertar en las decisiones; del que asuma las responsabilidades, te defienda, sea valiente, te apoye y se comporte en todo momento como "todo un hombre". ¡Uf!...qué peso, ya que si falla no está seguro de ser perdonado; y si lo es, qué costo tendrá que pagar en el futuro. Entonces, no sabrá qué hacer y quizá decida precipitadamente renunciar a la relación en vez de arreglar las cosas, ya que tampoco sabe bien por qué te ama y te escogió entre todas las mujeres. No sabe bien lo que siente. No está entrenado en las emociones y reacciona de manera visceral.

No pretendo con esto dejar a los hombres como los "pobrecitos de la película" y nosotras como las culpables de sus confusiones. La idea es mostrar otra visión acerca de sus inexplicables conductas evasivas, y de la gran necesidad de ellos de conocer sus emociones y así poder manejar mejor sus relaciones de pareja.


Enviado por Ale Escobar




9 comentarios:

.: Ale :. dijo...

Me parece excelente el tema para discutir; sin embargo, yo lo ampliaría un poco más. Si bien es cierto que los hombres son criados para otorgar y mantener cierta sustentabilidad en la pareja, no es menor el rol que a nosotras nos han inculcado. De verdad quisiera comentar mucho respecto a este post pero estoy metida en medio de una día de con mucha pega y el tiempo no me acompaña.

Por último, un detalle no menor...el artículo lo envié porque consideré que era un tema que valía la pena discutir, estemos de acuerdo o no, pero la autora es la psicóloga Perla Sanhueza C. (Revista Mujer de La Tercera.)

tukota dijo...

Bueno, estamos en una epoca en que la falta de compromiso se da en ambos bandos, nosotras las que aun estamos solteras de alguna u otra forma, tenemos fobia al compromiso, y los hombres tb. dejar mi propio mundo por un nuestro, ceder nos cuesta...pero a la vez buscamos alguien que nos contenga, wherever, loves is suicide...

Viento Negro dijo...

creo que en parte es cierto, además creo que hay otro factor el "sindrome de Peter Pan", tanto en hombre como mujeres. Pués si no están arrancándose del compormiso, puede que en su mundo "inventen" miles de excusas de no dar el siguiente paso.
Ahí está en el otro tener la lucidez de romper el "velo del amor" como decimos con unas amigas y ver las cosa objetivamente y ver si es lo que queremos para nosotros.

Hay relaciones que no están destinadas a ser.

Mi pregunta es tiene que ser difícil?

Marce Mercado dijo...

Queridas...he tomado la decisión de no tratar de entender a los hombres...de hoy para siempre...eternamente...me voy a dedicar a disfrutarlos....

Eso sería...

Besotes

Marce

Blood dijo...

Si la psicóloga intentó ponerse en el lugar de los hombres, demostró ser una excelente mujer.

Saludos sangrientos

Blood

Negrita dijo...

Bastante bueno el artículo, aunque en el fondo no dejo de sentirlo algo machista.
Si bien es cierto que describe muy bien algunas situaciones, no es la generalidad y muchas veces sólo logran "justificar" ciertas conductas.
Es más fácil decir "ayy es que así son, hay que entenderlos" que enfrentar las cosas y hacer que sean más responsables de sus actos en vez de esconderse.
Además razón tiene la tukota, es una cosa de especie y no de género.. no es sólo de hombres ahora el temor o más cautela frente al compromiso, es de nosotras también.
En eso ambos debemos asumir las culpas y hacer algo, no sólo justificarnos.

Carola

pd: Marce, como siempre sales con cada cosa!!!

elalcaravan dijo...

pienso que en general ambos tememos al compromiso, recuerdo cuando estaba pololeando, ella me decía "yo tengo que llevar el peso de la relación", quizás el temor al compromiso sea la inseguridad, o el fracaso de muchos matrimonios

GABRIEL NAVIA dijo...

LAS MUJERES RETIENEN Y LOS HOMBRES SUELTAN. ASI LO DICE PILAR SORDO

http://seisito.blogspot.com/2007/09/somos-diferentes-por-suerte.html

SALUDOS

Annie dijo...

el tema es demasiado cercano a mi... espero algún día tomar fuerzas y escribir mi historia...

pero igual que Viento Negro pregunto tiene que ser dificil?????