martes, 12 de febrero de 2008

La Maternidad y sus aristas


Hace un tiempo atrás planteamos el tema de la maternidad y sus aristas...
Una de los casos, que relatamos es aquel en que una mujer añora ser madre y a consecuencia de abortos reiterados y aparentemente sin explicación, no pueden llevar un embarazo a término.
Existen muchas causas y obviamente no pretendo abarcarlas todas, puesto que no es de mi conocimiento, ni mi área de trabajo.
Puede dificultarse el embarazo por problemas de resistencia a la insulina y diabetes, enfermedades cada vez más comunes, que no producen infertilidad, sino que afectan la ovulación y por ende el embarazo.
Pero otra de las causas de estos abortos espontáneos es una anomalía poco conocida, que se llama “trombofilia”.
Es a ésta anomalía a la que me voy a avocar, ya que mi prima la padece y así llegó a mi conocimiento.



Sigue Leyendo, pincha acá



De cerca he vivido esta experiencia con mi prima hermana a quien obviamente pedí ayuda, consejo y autorización para contar su historia y así graficar este post.
Mi prima “C.”, con un par de años de matrimonio y un hogar consolidado, buscó ser mamá hace unos años…
Lamentablemente, con tres embarazos interrumpidos, al tercer mes de gestación, vivió momentos de gran angustia, más aún si después de un dolor inexplicable y miles de preguntas, con los resultados de los típicos exámenes hormonales de rutina, aparentemente, ella y su marido, estaban absolutamente sanos.

No obtenían respuesta, con el imaginable desgaste emocional que ello implica.


Luego de las interminables idas y venidas a diferentes médicos, fue derivada a un hematólogo quien mediante más exámenes de sangre, determinó cual era la anomalía.

El diagnóstico fue: trombofilia.
A simple vista suena terrible y algo sin solución, sin embargo existe tratamiento, que permite que un embarazo llegue a término, no sin pocos cuidados, pero que no son tan invalidantes cómo podría pensarse.
Según la página de http://www.sermujer.cl/ : (sic)


…“Las Trombofilias son un grupo de trastornos de los mecanismos de la coagulación, que pueden predisponer a trombosis o coagulación sanguínea exagerada.

Las Trombofilias deben ser consideradas una condición (un tipo de riesgo) y no una enfermedad en sí mismas, pero que si no son tratadas a tiempo puede traer complicaciones tanto para la madre como para el hijo.
Quienes presentan cuadros de trombofilia son personas propensas a la formación de coágulos en su sangre, ya sea porque sus organismos producen cantidades excesivas de proteínas denominadas factores de coagulación sanguínea o, de lo contrario, presentan cantidades demasiado bajas de proteínas anticoagulantes que limitan la formación de coágulos.


Según explica el Director Laboratorio de Medicina Materno Fetal del Departamento de Obstetricia y Ginecología, Dr. Jorge Carvajal, existen 3 grupos de Trombofilias:

Trombofilias Hereditarias: se deben a un problema genético que se hereda de los padres.

Estas corresponden a deficiencias en la cantidad o el funcionamiento de ciertas proteínas que circulan en la sangre y que son las encargadas de regular el proceso de la coagulación.


Estas Trombofilias se denominan según sea la proteína defectuosa, como el Déficit de Antitrombina III, Déficit de Proteína C, o Déficit de Proteína S (estas tres son proteínas que normalmente evitan la coagulación). Otras se denominan según el tipo específico de alteración genética: Factor V Leiden o Mutación G20210A del Gen de la Protrombina.


Trombofilias Adquiridas: se deben a un problema inmunológico que se desarrolla durante la vida. Corresponden al Síndrome de Anticuerpos Antifosfolípidos.

En esta condición existe un grupo de anticuerpos que alteran el proceso de la coagulación, entre otros efectos.


Trombofilias Complejas: requieren de un componente hereditario y un factor de tipo ambiental que la desenmascare. Corresponden a la Hiperhomocisteinemia.

En esta condición hay una alteración en el metabolismo, por lo que se produce la acumulación de un aminoácido en la sangre (la Homocisteina), afectando secundariamente la coagulación.Según explica el Dr. Carvajal, las trombofilias producen dos tipos de síntomas: trombosis y alteraciones en el embarazo….”
El tratamiento varía según la anomalía, pero por regla general consiste en dos tipos:
Suministrar aspirina en bajas dosis, que mejora el flujo uterino y ovárico, facilitando la implantación del huevo fecundado en la trompa.
Un medicamento llamado heparina, (inyectable) para casos más severos, que se utiliza desde el inicio y hasta el término del embarazo.


El tratamiento no es fácil para la madre, sobre todo en el segundo tipo como podrán ver, ya que la heparina debe ser inyectada de una a dos veces al día, tanto en el estómago, piernas o brazos.
Ese fue el caso de mi prima, quien finalmente tuvo dos hermosos hijos, un niño y una niña, pero durante todo el embarazo debió inyectarse Heparina, con los consecuentes moretones en su cuerpo y el dolor de las inyecciones.


Además el medicamento debe conservarse en frío, por lo tanto deben estar “cerca de casa” para la hora de la dosis… y como si fuera poco, no es un medicamento económico.
Es un sacrificio sin duda, pero muchas mujeres están dispuestas a soportarlo, si así pueden lograr el sueño de poder acunar en los brazos, a un bebé tan deseado.


Si me decidí a escribir este post, es porque muchas mujeres han pasado por la dolorosa experiencia de perder más de un hijo, sin saber qué lo causa y con un profundo dolor en el corazón sintiéndose culpables, buscando respuestas.

Esta puede ser una de ellas, más no la única ciertamente.
Si no hay antecedentes hereditarios ni pérdidas de embarazos recurrentes, no es necesario alarmarse, ni hacer todos estos exámenes.


Pero si buscas respuestas, puedes consultar a tu ginecólogo para que derive a un hematólogo y hacer el examen correspondiente y descartar o aseverar la presencia de este mal.
El examen no es económico, pero es mucho más accesible que una fecundación asistida y quizás también se ahorre tiempo, energía emocional y por supuesto dinero, evitando ir de médico en médico, buscando una respuesta que puede estar ahí, oculta.



Escrito por Negrita Carola

para Mujeres Chilenas de 30

9 comentarios:

kiantei dijo...

No es malo tener en cuenta estos conocimientos, así que se agradece la información.
Sin embargo, a la hora de los dolores, de estas penas, no es mucho lo que uno piensa (o lo piensa todo) y lo más consolador puede ser dejarlo en las manos de Dios confiando en la sabiduría de la naturaleza.
Igual se agradece, siempre es bueno estar informados.

INSECTARIO dijo...

Me tocas, Negrita. Yo soy una de esa mujeres con una historia obstétrica de terror: abortos (incluso si darme cuenta), tuve hasta un embarazo de 7 meses, otro "embarazo" sin embrión, y hasta una hijita; María Victoria, que lamentablemente murió a los 10 días de nacida.

También fue un peregrinar de médicos, exámenes, preguntas, culpas... hasta que fui por otra causa al doc, y me examina detectando inflamación en la tiroides, me derivó a un endocrinólogo y supe que además de un bocio ya controlado, padezco de un tipo de tiroiditis que entre otros efectos, causa deformaciones graves en los bebés (mi hija murió debido a que nació con una de complicada malformación cardiaca) se llama Tiroiditis de Hashimoto.

Y fue tan simple como tomar Eutirox (levotiroxina sódica) regularmente y al tiempo - haciendo el cuento corto - cuando tenía 32 años, nacieron mis adorados mellizos Alfredo y Sebastián, sanos hasta hoy, comen como rugbistas, huevean como ellos solos, y gastan como,, en fin... pesaron 3,5 kl uno y 3 kl el otro. Los amo y los estuve esperando siempre, a pesar que alguna vez pensé que pasaría por esta vida habiendo sido madre pero sin hijo tangible.

Me fui en volá: el tema, querida Carola, es que entre más informadas estamos mayor probabilidad de evitarnos penas, así de simple.

Las que son mamás de niñitas, controlarlas de acuerdo a lo que indique al médico desde pequeñas. Ojalá desde "nuestras trincheras" abogar por mayor y mejor información.

Y lo más importante amiga y que sé es un TEMAZO, si bien la maternidad es una hermoso privilegio que tenemos las mujeres, considero válido que quienes no puedan y también no quieran ser madres tengan ccntrol de su cuerpo y a lo mejor, incluso, no sea siquiera un tema relevante para su desarrollo como personas. Y no por no haber tenido hijos se es menos mujer.

Gracias por tu post, relmente interesante, y saludos a la prima y a esos sobrinitos tan queridos y buscados.

LA MARSUPIAL dijo...

Un aporte para algunas que están buscando ser mamás y que aún no han dado con el problema...
Cariños Negrita!

elisa de cremona dijo...

gran post querida.
un besote

Moon dijo...

Gracias Negris por el gran aporte, para quienes aún no somos mamá y que deseamos serlo en algún momento, todo estos datos que diste son de mucha utilidad.

Prevenir e informarse es el buen camino.

Asombrada quedo sin duda con la historia de tu prima y luego con la Carlis, que valientes por Dios, realmente las felicito!

Un abrazo,

MOON

tukota dijo...

wow, gran post, no tenia idea de esto, tantas cosas que uno no sabe...saludos y besos

Marce Mercado dijo...

Te adoro, Negrita...
...y no hay nada imposible....
nada...

Marce

Negrita dijo...

Agradezco chicas los comentarios, siento que entre más informadas estemos es mucho mejor y compartir experiencias es muy importante.
Pero quiero detenerme en el comentario de la Carlita, por abrir su corazón y contarnos lo que le tocó vivir.
Sin duda una mujer valiente, honesta y muy llena de amor siempre...
Sé que hay muchas causas por las cuales un embarazo puede no llegar a término, no es mi área de conocimiento aunque sí me informé para poder hacer un post que se entiende y con documentación.
Sólo quise contar una experiencia.. la Carlita hizo tremendo aporte..
Gracias a todas las que leen, comentan, opinan y comparten..

Un abrazo gordo!

Carola

elalcaravan dijo...

interesante el post, he conocido mjeres que durante el embarazo han tenido que cuidarse mucho, incluso estar prácticamente en pama para no perder el embarazo, aunque exactamente no supe la causa, interesante!!